968 21 02 41 info@blog.vocali.net
Seleccionar página

Es prácticamente un hecho que la comunicación entre el hombre y la maquina tenderá a humanizarse cada día más. En la actualidad, cada vez es más común utilizar nuestra voz para interactuar con nuestro Smartphone, o dar instrucciones domesticas de cualquier tipo a aparatos como Google Home o Amazon Echo.

Este proceso de “hablar” con diferentes aparatos, puede resultarnos cotidiano, pero la realidad es que el lenguaje natural humano es tremendamente complejo y esta lleno de matices que incorporan una carga significativa importante.

En muchas ocasiones son esos matices, como el tono de nuestra voz o todo el espectro de elementos relacionados con el contexto de los hablantes, quienes lideran la mayor parte del significado en el lenguaje oral.

Todavía hoy, y aunque se avanza a pasos agigantados, las maquinas son torpes en la interpretación de esa carga significante más allá de las palabras que rodea a cualquier mensaje. Es por eso que el procesamiento del lenguaje natural es un área tan apasionante. Su estudio implica, en cierta medica, la decodificación de aquello que nos hace humanos: nuestro lenguaje, con todo lo que ello implica. Este proceso de decodificación, nos obliga a repensar que elementos componen nuestro propio lenguaje y a recodificarlo en lenguaje de ceros y unos para que las maquinas sean capaz de entendernos de forma cada vez más humana.

Es fácil imaginarnos un futuro donde los seres humanos conversemos con las maquinas utilizando nuestro propio lenguaje, y que esta interacción parezca completamente natural. Estas serán capaces de, no sólo entender lo que decimos a nivel semántico, sino de interpretar la información codificada en nuestro tono de voz y en el contexto. Hacerlas parecer, en definitiva, más humanas, superando definitivamente el Test de Turíng.

Es sorprendente los avances en PNL que existen actualmente, pero aun más sorprendente los cambios que vienen. Actualmente la maquina es capaz de entendernos pero su respuesta todavía no es natural. Al menos, no todo lo natural que podría llegar a ser. Veremos lo que viene en pocos años, pero ya podemos ver algunas cosas que nos dejan entrever, que lo que nos espera, será sin duda un futuro sorprendente.